::: Jueves 23 de Noviembre de 2017 :::

La UNPA logró el primer puesto a nivel nacional en el Rally Latinoamericano de Innovación Imprimir E-mail


Uno de los equipos que participó de este evento de más de 28 horas consecutivas de trabajo, ganó la Instancia Nacional con un proyecto de impacto social enmarcado en un desafío relacionado con la creación de “Calles Inteligentes”.


alt

Estudiantes de la Unidad Académica Caleta Olivia ganaron la instancia nacional del Rally Latinoamericano de Innovación que se desarrolló durante las 12 horas del pasado viernes, hasta las 16 del sábado, en simultáneo y en diferentes ciudades de la Argentina, Colombia, Ecuador, El Salvador, México, Uruguay y Nicaragua.
Se trata del equipo Nash, que trabajó sobre la idea de un Sistema Inteligente Universal (SIU), conformado por Lucas Jorquera, Franco Plaza, Emiliano Paez, Hernán Sosa, Gonzalo Costela, Alicia Castro, Melisa Fernández y Yemina Tacachira, alumnos de distintas carreras que se dictan en esta Unidad Académica de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral, que por segunda vez consecutiva se transformó en sede de este evento.
No obstante, cabe destacar que además del equipo Nash, que ganó la instancia local con el proyecto del área de Impacto Social, también ganó en esta instancia el equipo “Los Áridos”, en el área de Innovación, con el proyecto de Estructuras de Invernadero Resistente.

GANADOR NACIONAL
El equipo NASH eligió el desafío: “Construir un proyecto de calle inteligente, con el objetivo de hacer recorridos integradores e igualitarios, accesibles y sostenibles que nos permitan transitar nuestra ciudad con un alto grado de convivencia”.
La misión del SIU Nash es poder integrar a todos los usuarios de la ciudad, más allá de sus dificultades motrices o en algunos de sus sentidos.
El sistema, para poder identificar a sus usuarios, se sirve de diferentes sensores y dispositivos. Los sensores están ubicados debajo de las baldosas adyacentes a la senda peatonal, que recibe la información que estos usuarios le darán a través de una pulsera. “Existen dos tipos de usuarios, los que tengan dificultades motoras o en algunos de sus sentidos. En pos de la sustentabilidad y la eficiencia energética, el sistema se podrá servir de paneles solares y de baldosas piezoeléctricas que podrán generar energías con el paso de los vehículos y los peatones. Una de las misiones del sistema, es poder integrar a todos los ciudadanos, y para esto es necesario brindar una mayor accesibilidad. Es sistema concentra información para tomar decisiones en tiempo real con algoritmos de control de tráfico. Basados en la implementación de calles inteligentes, SIU Nash consta de una red que involucran a los siguientes dispositivos: semáforos inteligentes con paneles fotovoltáicos para su alimentación, temporizador y emisión de sonido, con un pictograma de peatón para que pueda cruzar”, explicaron desde el proyecto ganador.
Asimismo, ampliaron que en la propuesta, una pantalla indica al conductor, mediante un emoticón “feliz” o “triste”, que está respetando, o no, la senda peatonal; con esto se busca una “conducción responsable y la disminución del estrés. La información se recolectará mediante cámaras que permitan la identificación del flujo vehicular, y la detección de posibles obstrucciones en las sendas peatonales”.
“Los Sensores de RFID debajo de las baldosas identificarán a través de una pulsera con un chip a usuarios antes de iniciar el cruce peatonal. De esta forma el sistema toma la señal y decide asignar una mayor cantidad de tiempo al semáforo en rojo para que, por ejemplo, una persona con discapacidad visual o motriz, puede cruzar de forma segura. SIU Nash ofrece una aplicación para smartphones. Que ofrece el trayecto más accesible para este tipo de usuarios (como por ejemplo con rampas, o que demanden menor esfuerzo), y conocer el camino más rápido y seguro para llegar a su destino”, agregaron.
A modo de ejemplo: Un peatón ciego con una pulsera en su mano se acerca a una intersección para realizar un cruce a nivel peatonal. Se detiene sobre el sensor, luego espera hasta que el semáforo cambie de color, y la muñeca donde lleve puesta la pulsera vibre, para saber que tiene prioridad para iniciar el cruce. Una vez iniciado el trayecto, el semáforo retardara el avance de los vehículos un tiempo mínimo para que pueda cruzar de forma segura. Luego de esto el sistema crítico de semáforos inteligentes, comunicados por una red de fibra óptica, optimizaran la circulación de los vehículos mediante algoritmos de sincronización.
Como premios, el equipo Nash, ganó un viaje a las instalaciones del INVAP en Bariloche y espera las próximas 48 horas para conocer si su idea será seleccionada a nivel Latinoamericano y entre todos los países participantes.


 

 

 

Calendario